Catedral de Sal
Catedral de Sal
Catedral de Sal

El pasajero inesperado de las heces

Seis de cada diez hogares en Colombia que tienen mascotas según la última encuesta de Fenalco.

Foto cortesía/David Morris

Mateo Ramírez es administrador de empresas, llega a su casa alrededor de las 5:00 de la tarde, en la puerta lo espera su perro Milo, un bulldog, que le bate la cola emocionado pues sabe que su amo lo va a sacar al parque. La familia de Mateo pertenece a los seis de cada diez hogares en Colombia que tienen mascotas según la última encuesta de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco.

Milo se sienta sobre el césped del parque y deposita sus heces fecales, pero Mateo se hace el de la ‘vista gorda’, mira hacia todos los lados posibles, como el que va cruzar la calle, se asegura que nadie lo haya visto, le dio pereza sacar una bolsa plástica, solo pensar que tenía que inclinarse a recoger la popo de su animalito lo llenaba de aversión, una voz a lo lejos se escuchó gritar ¡Recójalo cochino! Mateo ofuscado respondió: ¡Para eso pago la factura de servicios públicos!

El pedazo de excremento se quedó en aquella zona verde, abandonado, nunca supo porque lo dejaron solo, si tuviese corazón lo tendría hecho pedazos, como el despechado, lo pisó un niño, lo pisó un perro y lo pisó una mosca.

Pero Milo no estaba sano, tenía toxoplasmosis, una infección causada por  el protozootoxoplasma gondii, podrá sonar como un pokemon pero lo cierto es que nadie quisiera tener este parasito dentro del cuerpo, y es que la toxoplasmosis es una zoonosis a nivel mundial; puede causar infecciones leves y asintomáticas, también infecciones mortales que afectan mayormente alfeto, ocasionando la llamadatoxoplasmosis congénita.

Aquella mosca que pisó las heces de Mateo cargó con un regalo en sus patas, voló por entre la ventana abierta de una casa, llegó a la cocina, sobrevoló  una mesa, no hubo una mano que la espantará, aterrizó sobre la carne que estaba lista para ser cocinada y así la familia Páez aumentó el riesgo de adquirir toxoplasmosis, si Mateo hubiese sacado una bolsita, esto no habría pasado, un simple ejercicio o una acto de cultura ciudadana puede cambiar vidas.

Mientras tanto, la popo abandonada siguió abandonada, los días pasaron, la lluvia la tocó, una parte se esparció por el césped, otra parte se endureció como una piedra, y el viento llegó y con el nuestro parasito voló sin necesidad de una mosca, entró por las vías respiratorias de un niño que curiosamente jugaba pokemon, había capturado sin quererlo una toxoplasmosis.

La vida está llena de coincidencias, lo que hacemos y no hacemos afecta directamente a quienes nos rodean, no ser responsables con los desechos de nuestras mascotas acarrea problemas de salud pública, además la ley 746 de julio de 2002 establece que los dueños de las mascotas son responsables de recoger el excremento.

Un ciudadano que quiere a su mascota y a su ciudad recoge la heces, no deje a su suerte la popo, hoy fueron los Páez, mañana puede ser usted, no se quede por fuera y haga parte de la solución, haga parte del “Gobierno bonito”

 

“No ser responsables con los desechos de nuestras mascotas acarrea problemas de salud pública, además la ley 746 de julio de 2002 establece que los dueños de las mascotas son responsables de recoger el excremento”.

 

Por: Oficina de Comunicaciones y Participación Ciudadana EAAAZ ESP


Publicidad

nuevo logo EXTRATEGIA 04

Dirección: Cra. 16 (Av. 15) # 4A-82.

Cel:(57+) 313 267 0157
Correo: prensa@extrategiamedios.com
Zipaquirá - Colombia