Logo Extrategia 02

Joven atracado en Zipaquirá: “Como domiciliario me siento totalmente inseguro”

Al ciudadano se le llevaron la moto, casco y pedidos de sus clientes.

Joven atracado en Zipaquira Como domiciliario me siento totalmente inseguro

Fotografía de referencia/Cortesía.


ZIPAQUIRÁ, CUNDINAMARCA.


El lunes en 11 de mayo quedaría marcado en la vida de un joven, quien prestaba sus servicios como domiciliario a un establecimiento local y quien fue sorprendido por dos hombres en un lugar residencial y empresarial de Zipaquirá.

 

“Me dirigía con destino a la calle séptima con carrera 17 para llevar un domicilio con la esperanza de que el cliente saliera de su residencia. Cuando estaba verificando la dirección, observo por el retrovisor de la motocicleta y veo dos sujetos que venían al parecer de la avenida 15 con calle séptima; uno de ellos pasa por mi lado derecho, volteo a mirar hacía el otro lado y la otra persona ya me estaba apuntando con un arma de fuego”, comenta afligido el domiciliario.

 

 

Según lo manifestado por el mensajero, uno de los sujetos lo bajó de la moto, le jaloneó el casco, le pegó con la pistola en la cabeza, lo intimidaron, y le tocó dejar que le robaran la moto y además de su celular el mercado, pues estaba haciendo una ruta y ese era el primer cliente del día.

 

Miles de pensamientos empezaron a rondar la mente de “Carlos Martelo” – como identificaremos al ciudadano víctima de este atraco, por cuestiones de seguridad- y no era para menos: el temor de perder la vida era enorme.

 

“Mientras uno de los hombres se monta en la moto, el otro me empieza a esculcar y en ese momento ya salía el cliente, cuando él sale de su vivienda y da unos pasos, los hombres emprenden la huida por la calle séptima hacia la avenida 15. Lo único que yo hago es gritar, decir: Me robaron la moto, me robaron la moto. El cliente se devuelve y llama a la policía”.

 

La angustia, la incertidumbre y el miedo se apoderaron de Carlos pero sacando valor de lo más profundo se dirigió de nuevo a su sitio de trabajo para dar aviso de lo sucedido y poder buscar alguna solución.

 

 

“Regreso a pie hasta mi trabajo para contarles y salgo a pedir ayuda a los taxistas, encuentro de casualidad a uno y mientras le estoy dando la información veo que las autoridades hasta ahora iban para el lugar de los hechos a hacer el registro. Me llevaron en la patrulla, hicimos un recorrido por Zipaquirá, pero en ese momento no encontramos nada.”

 

Hasta el momento Carlos ni las autoridades tenían pistas del paradero de la motocicleta, pero aún quedaba una esperanza y estaba en otro medio tecnológico que estaba al interior de la vivienda de Carlos.

 

“Regresamos a mi casa por otro dispositivo. Por medio del rastreador de Google, me di cuenta de que a eso de las 8:30 de la noche habían apagado el celular sobre la calle 14 entre carreras 18 y 19. Tras no encontrar mi moto, regresamos de nuevo al lugar en el que me asaltaron para rendir con otras declaraciones. Luego tuvimos que establecer la denuncia vía virtual, no fue posible que la recibieran en las instalaciones de la Fiscalía de Zipaquirá”.

 

Asegura el muchacho que después de este encuentro con los uniformados de la Policía no recibió ninguna información más y no fue contactado tampoco. La investigación siguió con las autoridades de la SIJIN.

 

 

El joven también contó a Extrategia Medios que, tras evidenciarse que su moto estaba en circulación por las calles de Zipaquirá, con la ayuda de la SIJIN, el pasado sábado 16 de mayo se logró el rastreo y gracias a las cámaras de seguridad se alcanzó a identificar que los sujetos habían huido dejando abandonada la moto en inmediaciones de la Urbanización La Arboleda San Rafael.

 

Carlos, al igual que varios de sus compañeros de trabajo no se sienten seguros realizando sus domicilios, pues aseguran que el panorama de las calles se torna aún más peligroso después de las cinco o seis de la tarde.

 

“Como domiciliario me siento totalmente inseguro. Uno va por la calle y uno ve varios habitantes de calle, población migrante y otras personas sin ningún elemento de protección y muchas veces hasta consumiendo drogas y las autoridades pasan y es como si no los vieran, como si esas personas fueran invisibles. Eso se da mucho en varios puntos de la ciudad. Uno se siente muy vulnerable, uno está entregando los domicilios o las vueltas, y muchos fijan el recorrido hasta donde uno se dirige. En las calles no podemos estar tranquilos después de las cinco o seis de la tarde es bastante peligroso”.

 

Aunque este no es único caso que ha sucedido en las últimas semanas en Zipaquirá, el llamado de atención a las autoridades será el mismo: trabajo mancomunado entre la Fuerza Pública y la Administración Municipal para garantizar condiciones de seguridad reales para los ciudadanos, para esos ciudadanos que por sus trabajos deben salir de casa.

 

“Uno de ellos pasa por mi lado derecho, volteo a mirar hacía el otro lado y la otra persona ya me estaba apuntando con un arma”, aseguró la víctima de hurto en Zipaquirá.

nuevo logo EXTRATEGIA 04

Dirección: Cra. 16 (Av. 15) # 4A-82.

Cel:(57+) 313 267 0157
Correo: prensa@extrategiamedios.com
Zipaquirá - Colombia